sábado, 2 de enero de 2010

La función por hacer


Pocas experiencias tan emocionantes he vivido en el teatro como La función sin hacer, que se representa los fines de semana (hasta el 31 de enero, si no se prorroga) en el hall del teatro Lara. Se trata de una adaptación de Seis personajes en busca de autor, de Luigi Pirandello, y es una verdadera joya en miniatura. Una alfombra cuadrada alrededor de la cual se sitúa el público (ochenta espectadores como máximo), un caballete con un lienzo y una maltrecha bancada son los únicos elementos escenográficos de una función que se sustenta exclusivamente sobre el texto, el trabajo de dirección y los intérpretes. Para hacer teatro, ya se sabe, sólo se necesita un actor y un foco. Aquí hay seis actores y seis o siete focos; más que suficiente para lograr un espectáculo palpitante y turbador, que se agarra al corazón, al estómago y a los cinco sentidos de los espectadores, sacudidos por un océano de emociones y sensaciones que les dejan, al final de la función, inquietos, temblorosos y satisfechos. La realidad y la ilusión son los hilos conductores de este inteligente espectáculo, que ha dirigido Miguel del Arco (sobre una adaptación que firma él mismo junto a Aitor Tejada) y que interpretan Israel Elejalde, Bárbara Lennie (en la imagen), Miriam Montilla, Manuela Paso, Raúl Prieto y Cristóbal Suárez. La verdad y la ilusión se enredan también en el espectáculo, en un inteligente tejido que los espectadores contemplan -viven- apenas a unos centímetros de distancia de los actores. La cercanía de la piel, la respiración, el sudor, el pulso de estos seis excepcionales intérpretes es, naturalmente, parte del encanto de esta función, pero es sin duda el acompasado latido entre actores y texto, la cuidada y detallista dirección, las chispas que saltan en diálogos y encuentros, lo que convierten el espectáculo en una joya que, por insólita y preciosa, no debería perderse ningún aficionado al teatro.

5 comentarios:

  1. Tu crítica me animó a acudir al Lara y ahora sólo pido una cosa: ¡Por favor que la repongan!. Una maravilla, y nada más.

    ResponderEliminar
  2. Esta obra llega ahora a Barcelona precedida de un gran éxito en Madrid.¡Espero verla muy pronto!

    ResponderEliminar
  3. Hola Julio,

    pues acabo de verla en Barcelona y estoy de acuerdo que es una gran experiencia. Desde aquí felicito a todos los que la hacen posible. Saludos para ti

    ResponderEliminar
  4. Pues yo acabo de verla esta tarde en la sala pequeña del Teatro Español y aun no salgo de mi asombro del regalazo que nos dan estos chicos.

    ResponderEliminar
  5. vaya mierda de función, con ese halo rancio de teatro moderno, como de verdad actoral manida y llena de clichés baratos. el público es tonto y se come la mierda con patatas

    ResponderEliminar